Cómo saber si un bebé crece y se desarrolla bien

Si el bebé presenta una buena vitalidad al nacer, no habrá ningún inconveniente para ponerlo en contacto con su madre.
No debe olvidarse que el recién nacido pasa de un mundo de absoluta dependencia con ella,-a otro totalmente distinto, como es el extrauterino: ambos deberán adaptarse poco a poco. Ningún bebé es igual a otro; cada relación íntima es diferente.

El recién nacido presenta una serie de necesidades básicas que no se refieren exclusivamente a la alimentación, sino también al afecto, al calor, las caricias, el chupeteo del pezón. Para satisfacer al bebé es imprescindible el contacto precoz con su madre. Esto es fundamental; no significa que debe iniciar la lactancia de inmediato.
Cada recién nacido tiene su propio “tiempo”, que hay que respetar, para comenzara alimentarse.

El período que transcurre en los primeros días de vida es de reconocimiento mutuo, no propiamente alimentario. La naturaleza ha previsto que los recién nacidos pierdan peso. La madre aún no tiene leche verdadera; debe permanecer tranquila, convencida de que su hijo no corre peligro.
Por motivos:

1.    NUTRICIONALES:

a)    Alimento producido por el cuerpo de la madre.
b)    Composición química ideal.
c)    Absorción y digestibilidad óptimas.
d)    Mejor funcionalismo intestinal (no se constipa, tienen pocos cólicos).

 

2.    INMUNOLÓGICOS:

a)    Anticuerpos.
b)    Agentes antiinfecciosos (intestinales y respiratorios).
c)    Factores antivirales: gripes, resfríos, herpes (ver como combatir el herpes genital).
d)    Previenen enfermedades alérgicas.