Cómo se contagia la mortal hepatitis B

El contagio de la hepatitis B

Al principio se manifiesta con malestar abdominal leve, nauseas, y vómitos. La fiebre puede ser ligera o estar ausente. La gravedad presenta variaciones extremas. En enfermos de hepatitis persistente, hepatitis activa crónica y cirrosis, varios estudios han demostrado la presencia antigenemia en cerca de una tercera parte. En cambio los pacientes los pacientes con cirrosis biliar o enfermedad hepática relacionada con el consumo de alcohol.

¿Cómo se contagia?

Esta enfermedad está presente en todas partes como en los restaurantes, comedores públicos, polleras, en los mercados, entre los amigos; en los hospitales por ejemplo en las transfusiones de sangre o los empleados en los centros de diálisis renal.

La incidencia es alta entre los pacientes y los trabajadores del nosocomio. Ha ocurrido brotes serios en clínicas y consultorios médicos, entre pacientes que han recibido ampollas o vacunas con agujas y jeringas contaminadas esterilizadas inadecuadamente. Se han observado casos que tuvieron su origen en lugares en la que se realizan tatuajes.

Se transmite por vía intravenosa, intramuscular o subcutánea o por la sangre humana, suero, y otros derivados de sangre procedente de una persona infectada. La infección puede propagarse por contaminación de heridas o de lace raciones (hepatitis de los rastreadores).

Igualmente puede transmitirse por ingestión de sangre infectante; esta vía es probablemente una importante fuente de transmisión en ocupaciones relacionadas con la manipulación de sangre y productos sanguíneos. Puede también transmitirse durante un estrecho contacto personal.