Escoliosis: La desviación del raquis

Qué es la escoliosis

La escoliosis es una enfermedad que tiene como problemática que la columna vertebral se inclina y forma una curvatura. Es una deformación de la columna que, habitualmente puede hacer que se vea como una letra S o C, en vez de cómo debería verse, es decir, como una letra I, de manera recta. Existen algunas personas cuya desviación no es tan grave, por lo que solo deben asistir a su médico de confianza de vez en cuando para realizar algunos controles, mientras que existen otras personas que deben realizar tratamientos de por vida.

Las causas de la escoliosis por lo general son desconocidas, por esto se llama escoliosis idiopática a la escoliosis más común.

La escoliosis es una problemática que se da generalmente más en las mujeres que en los varones.

Existe una cierta propensión de algunas personas a tener encorvada la columna, por lo general la curvatura aumenta cuando la persona se encuentra en la etapa de crecimiento. Cuando la curvatura es temporal, es decir que la columna sigue teniendo una estructura estándar, los médicos lo llaman curvatura no estructural. En cambio, la escoliosis estructural es, valga la redundancia, estructural. Esto significa que la curvatura de la columna es permanente y debe tratarse.

El diagnóstico de esta enfermedad es extenso. Se tienen en cuenta los antecedentes familiares de esta enfermedad y además, obviamente, se realizan los estudios médicos pertinentes para decir si es o no escoliosis. No existen síntomas que determinen la escoliosis aunque en ocasiones se pueden dar ciertos dolores en la espalda, sensación de cansancio en los hombros y en la cadera, entre otras cuestiones que se dan justamente por la curvatura misma de la columna.

El tratamiento que se da para la escoliosis tiene mucha dependencia a la edad que tiene la persona que será atendida. Esto tiene que ver ya que puede ser que al paciente le falte tiempo de crecimiento y, por ende, la columna vaya a modificarse con el paso del tiempo. De todas maneras el médico debe recomendar alguno tratamiento como lo son algunos corsés ortopédicos. Dependiendo del caso, en ocasiones lo más recomendable es una operación.