Yoga en embarazadas

Yoga para embarazadas

El día de hoy les traemos una propuesta muy interesante que tiene que ver con la realización del yoga en las mujeres embarazadas. El Yoga durante este período contribuye a que las mujeres puedan liberar las tensiones que han acumulado y han logrado causarles malestar tanto físico como emocional.

Cambios durante el embarazo

Previo a la realización de la práctica del Yoga hay ciertas cuestiones que se deben tener en cuenta con respecto a los cambios en la fisiología de la mujer durante el embarazo. De esta manera el ejercicio será de mayor beneficio para que trabajemos los músculos y el sistema cardiovascular.

A causa del crecimiento del útero para que el feto pueda acomodarse, puede que se generen ciertas incomodidades en lo que tiene que ver con ligamentos externos. A su vez, al estar el útero situado en la cavidad pélvica, el mismo es provocado hacia delante en la pared abdominal mientras va aumentando su tamaño. Al ocurrir este fenómeno la vagina recibe ciertas presiones. Los intestinos y el estómago se van desplazando a medida que el útero va creciendo, modificando el sistema gastrointestinal.

Yoga durante el embarazo

Todos estos cambios físicos que se producen durante el embarazo traen aparejados ciertos cambios en cuanto a lo emocional. Para llevar estos cambios lo mejor posible una opción muy buena es la realización de Yoga. Para comenzar a realizar el Yoga por lo general se hace una entrevista con la profesora que dictará la clase para recolectar la información de posibles problemas y otras cuestiones que han ido surgiendo en el cuerpo durante el embarazo y también para tener en cuenta en qué estado se encuentra nuestra salud emocional. Además, durante la entrevista, la profesora pregunta cuales son las expectativas que la embarazada tiene con respecto a las clases de Yoga.

Es muy común que las personas que van a hacer Yoga prenatal hayan asistido previamente a clases de Yoga anteriores.

Las clases de Yoga nos brindan la oportunidad de conocer cosas nuevas acerca de nosotros mismos. Además nos ayudan a preparar el cuerpo para esta nueva etapa de nuestra vida.

Por lo general es recomendable que las clases de Yoga se den en grupos para que se favorezca el intercambio entre los participantes. Es muy buena la posibilidad de incluir a los futuros papás también para poder compartir esta liberación, disipación de temores y ansiedades que comparten.